28872995531_0086c1f258_z

Dem europäischen Volke

La ciudad de Berlín mantiene una relación especial con el tiempo: está llena de edificios que todavía están por construir. Podría decirse de ella que tiene todo el futuro por delante. De todas sus construcciones, es posible que el Bundestag sea la más fascinante a día de hoy. Su arquitectura, diáfana y luminosa, exhibe las cicatrices de la guerra con naturalidad. No hay en ella el menor atisbo de ese exhibicionismo sentimental que a veces impregna los recuerdos y no deja ver nada. La inteligente reforma de Norman Foster, que recupera el diseño original, ha permitido que su valor estético esté a la altura de su valor moral. Pocos sitios mejores que este para desmentir, por fin, que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Se hizo la luz

Durante un viaje por Italia, el escritor húngaro Sándor Marai se quedó cautivado por la luz que le bañó una mañana en el barrio napolitano de Posillipo. En sus memorias dice que esa luz le acompañó durante tiempo más tarde, incluso entre el neón de la noche neoyorquina, una vez exiliado de su Hungría natal. Aquí atardece y el sol se filtra por la cúpula majestuosa del Bundestag. Se posa en la terraza, donde ondean las banderas y se acaricia el infinito. Al igual que Leopardi, naufrago dulcemente en este mar.

Paseo

Lunes por la mañana. El día comienza nublado y acaba en lluvia. Paseo por el Tiergarten, entre robles amarillentos y algún que otro rododendro florido. Busco refugio en un café – un interior de madera, una música tenue -, empiezo a escribir postales y entro en calor. Los periódicos traen la victoria de Emmanuel Macron en Francia. Subió a dar su primer discurso mientras sonaba el Himno de la Alegría.

No queda otra que recobrar toda esperanza.

The following two tabs change content below.

Javier Fernández

Estudio, leo y escribo. No necesariamente en ese orden.

Latest posts by Javier Fernández (see all)

Shares