‘Calvary’, no es país para curas

‘Calvary’, no es país para curas

En esta nueva entrega McDonagh nos atiza con una primera escena espeluznante con la que abre un drama en 7 actos, creando una fábula sobre el perdón, la integridad y qué bonita es Irlanda, que nos obligan a poner dos cervezas de por medio y sentarnos a hablarla con un amigo.

Curso avanzado de vida, por Benjamin Button

Curso avanzado de vida, por Benjamin Button

A un maestro relojero ciego le habían encargado la construcción de un gran reloj para la estación de trenes de Nueva Orleans. Tras la muerte de su hijo en la I Guerra Mundial, el relojero hizo que su reloj marcara las horas en sentido contrario al normal. Según dijo él mismo durante la inauguración, por el deseo de que el tiempo marchase hacia atrás y los jóvenes muertos en el campo de batalla regresaran a sus casas.

Aprovechar el talento

Aprovechar el talento

La gente con talento, especialmente los creativos, siente un gran aprecio por sus dones y un enorme miedo al juicio ajeno. Esto se traduce en tensiones con personas con cierta autoridad sobre ellos (padres, profesores… o incluso gente de su círculo de amigos) que no comprenden sus habilidades y acaban hiriéndolos, a veces sin pretenderlo.

El único violín del mundo que escuchan las camareras

El único violín del mundo que escuchan las camareras

La confusión viene porque aquí en España llevamos mal el tema de ver las películas en versión original, pero mal fatal. Y claro, se termina metiendo la pata. Algún día, más pronto que tarde, veremos las películas en VOSE y a nadie se le pasará por la cabeza reclamar que, en un principio, había venido a ver, no a leer.

6 razones para amar a Wes Anderson

6 razones para amar a Wes Anderson

Al repasar su filmografía e informarme un poco sobre quién es este tipo, he llegado a dos conclusiones. Primera: pretende hacer buenas películas, pero le gusta más hacer películas estéticamente buenas; segunda: Wes, como buen artista, juega con recursos y señales que permiten al espectador identificarle en cada una de sus obras. En casi todas repite estos elementos, y es que, como él suele decir, “yo me repito, pero nunca me reitero”.