Verano ibérico (I)

Verano ibérico (I)

Un día de 1992, Manolo Escobar entrevistó a Mickey Rourke. En un momento dado de la entrevista, Escobar, hizo la siguiente pregunta con tono de madre preocupada: “Bueno, Maiqui, cuéntanos. A ver, ¿cómo se compagina ser estrella de Hollywood y boxeador profesional?”.

Estampas de otoño

Estampas de otoño

Visitamos al matador en su hotel a las afueras de la ciudad. Mientras esperamos a que baje de su habitación hablamos con uno de sus picadores, un joven escuálido de tez morena. Está inquieto, y habla en voz baja, como si estuviese en medio de una confidencia, balanceándose con las manos en los bolsillos mientras se muerde el labio inferior.

Pamplona era una fiesta

Pamplona era una fiesta

San Fermín existe no sólo para que TVE pueda retransmitir el encierro, sino porque es un acorazado en el que rearmarse para el resto del año. Los sanfermines provocan, en la gente foránea, dos clases de reacciones: los que habiendo disfrutado, se desvisten del blanco y rojo y al irse no quieren volver a saber nada; y aquellos para los que el estallido del chupinazo divide el año en dos largas mitades: la de antes y la de después.

De Prostitutas, Joan Colom y Camilo José Cela

De Prostitutas, Joan Colom y Camilo José Cela

En los años sesenta los libros de fotografía cobran una popularidad comparable a la actual de las gafas de pasta. Algunas editoriales deciden suscribir la moda y se publican numerosos ‘portfolios’ de fotógrafos aficionados y profesionales acompañados de comentarios más o menos acertados. En este caso, la historia de Joan Colom y Cela podría haber sido una más, pero no lo fue.

Difuntos entre la paz

Difuntos entre la paz

Era la primera vez que Mateo entraba en un cementerio. Lo único que conocía eran los funerales y los tanatorios. Pero ni siquiera había entrado al típico cementerio de pueblo donde hay enterrados, como mucho, veinte personas. Lo que le pasaba a Mateo era que le daba...
La historia de un instante

La historia de un instante

Todo fue muy rápido, pero recuerdo bien cómo pasó.   Paseaba por las calles de Londres con la mirada atenta a cualquier encuadre fotografiable, y es que había conseguido que mi amigo Ramón me dejara su Pentax para el viaje. Era una ocasión única para disparar sin...